Viernes, 18 de agosto de 2017

Ultimas noticias

Donald Trump: ¿El asesino de la humanidad?

junio 8th, 2017
Donald Trump: ¿El asesino de la humanidad?
Nestor Scamarone
0

Escribe Néstor A. Scamarone M.

Ex Profesor de la Maestria de Ciencias Ambientales

Fac. de Geología . UNMSM

El 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente porque, en esa fecha, se inició la Conferencia de Estocolmo (Suecia), cuya temática central fue el Medio Ambiente. Este mismo día se aprobó, además, la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

En éste espacio la humanidad ha focalizado sus esfuerzos a la concientización de cada uno de sus pobladores por forjar una consciencia ambiental con la que se proteja al planeta de los constantes daños que como especie provocamos.

¿Un asesino de la humanidad?

Al parecer a esto está encaminado el señor Trump, el nuevo Bin Laden, y no estamos hablando de terrorismo internacional solamente o el nuevo Atila o Hitler, estamos hablando de un demente senil que abiertamente comete y cometerá crímenes de lesa humanidad contra todo el Planeta Tierra, por lo que será juzgado en un futuro cercano.

 Estados Unidos ha dejado de ser un aliado del planeta. Donald Trump dio rienda suelta hoy a sus creencias demenciales más radicales y decidió romper con el “debilitante, desventajoso e injusto – Sic”, según sus propias palabras, con el Acuerdo de París contra el cambio climático.

La retirada del pacto firmado por 195 países (salvo Siria y USA) marca una divisoria histórica. Con la salida, el presidente de la nación dizque, más poderosa del mundo no sólo da la espalda a la ciencia y ahonda la fractura con Europa, sino que abandona la lucha ante uno de los más inquietantes desafíos de la humanidad.

La era Trump, oscura y vertiginosa, se acelera y el Planeta de los Simios con su Jefe de Tribu, camina inevitablemente al precipicio de su historia, pero lo más triste arrastrando al Planeta Tierra, con él. Que esperan los más de 7300 millones de habitantes, para hacer una Fuente Ovejuna y acabar con el Planeta de los Simios, su bestializado gobierno y desquiciado presidente.

 El cambio climático, que al parecer tiene aterrado al planeta menos a USA y a su insano mental Donald Trump, donde todavía no tomamos conciencia lo que esto significa, con el frío y el calor fuera de control en temporadas no esperadas, las inundaciones, tsunamis, avalanchas que transforman la orografía y tantas otras desgracias apocalípticas climáticas como lo que sucede cada tres y ahora dos años en USA con sus terribles tornados, todo esto es hecho por la mano del hombre, así como suena, por la mano del hombre y su petarda civilización industrial no controlada, insana y entregada al consumismo de los hidrocarburos y a tantos gases efecto invernadero.

Al parecer, el país más contaminante del planeta es castigado anualmente con terribles azotes climáticos. Hace tres años la ola de tornados que azotó en USA los Estados de Arkansas, Oklahoma, Kansas y Texas, fueron los más devastadores en 250 años y han producido daños irreparables en vidas y bienes.

Si hablar sobre el calentamiento del planeta disminuyera las emisiones de gases de efecto invernadero, muchos hubieran sido los años decisivos para frenar el cambio climático – me dan arcadas. Lo ha dicho un alto cargo de la ONU, Kevin Watkins, para subrayar la necesidad de que la organización actúe.

Después de oír más de ochenta discursos e informes científicos sobre el particular, siempre nos quedamos con la duda de si las Naciones Unidas organizan ahora Juegos Florales en prosa para lucimiento de gobernantes.

No cuela, cuando quienes pueden legislar para revertir el cambio climático se dedican a recitar discursos, las emisiones de palabras también resultan contaminantes, por suerte la Conferencia “Acuerdo de París” ha llevado posiciones sumamente sólidas que serán ejecutadas irreversiblemente contra las decisiones del insano señor Trumposo… interesado últimamente en hidrocarburos y plantas de vehículos motrices y ferrocarriles, que enriquecerán aún mas sus negocios inmobiliarios… Plop…

Les decía hace ya algunos años a mis alumnos de la Maestría de Ciencias Ambientales de la UNMSM, que la ONU ha señalado que en la última década murieron 12’609.638 personas en desastres naturales, lo que equivale al doble de las que perecieron en los quince años anteriores.

Cerca de 2,700 millones de terrícolas se vieron afectados por estos fenómenos, se extendieron pestes y enfermedades y el mundo ha experimentado pérdidas por 237,950 mil millones de dólares.

La gran mayoría se pregunta: ¿si estos aterradores desastres climáticos son consecuencia de la variabilidad natural del clima o son las primeras expresiones del cambio climático provocado por la civilización industrial petarda?

La respuesta del 100% de los científicos y estudiosos es que la actividad humana ha producido un aumento de la concentración de dióxido de carbono, metano y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera, y como consecuencia de este tampón se ha producido un aumento medio de la temperatura en la superficie terrestre de 0,6 a 1.8 grados centígrados, lo que origina el cambio climático que produce los desastres ambientales más devastadores y significativos del planeta. Islas monstruosas de hielo se desprenden de los polos y caminan ya, a destinos apocalípticos.

Los cálculos prevén un acusado aumento de la temperatura entre 1,8 y 7,8 grados. Como consecuencia, el nivel del mar ha subido entre 10 y 20 centímetros durante el siglo pasado y podría llegar a más de 80 centímetros en diez años más con consecuencias inimaginables en la configuración de la Tierra.

Los datos son significativos. El recalentamiento de la superficie terrestre inducido por el hombre ha reducido drásticamente la cubierta invernal de nieve en el hemisferio norte (del 10% al 24% desde 1960/2013), ha causado el retroceso de los glaciares y ha modificado el régimen de lluvias, de forma desigual, en distintas áreas del planeta.

En latitudes medias y altas, la frecuencia de las lluvias torrenciales lo ha hecho entre el 4% y el 6%, y la previsión es que la tendencia se prolongue. De ahí que las inundaciones que estuvieron marcando el verano del hemisferio norte el 2010/13, se atribuirán por muchos al cambio climático dentro de una convergencia mayor de causas. En esta última década se han producido huracanes, tornados, inundaciones, sequías y cuanto desastre climático existe, como no lo hubo en cien años.

Europa en los últimos años se ha erigido en defensora de las causas medioambientales en el concierto mundial y enfrenta a USA –Planeta de los Simios con su jefe de tribu Donald Trump, que parece más decidido que nunca a mantener un modelo industrial basado en el despilfarro energético para su bolsillo y sus amigos, el mismo que en épocas pasadas llevó a USA a rechazar el Protocolo de Kioto, Río y otros acuerdos que se han tomado, en detrimento de un planeta limpio.

Más aún, Estados Unidos amenazó a la comunidad internacional, firmantes del “Protocolo” y otros, con sanciones comerciales si aprueban bajar las emisiones de los seis gases contaminantes siguientes: dióxido de carbono (CO2); metano (CH4); óxido nitroso (N2O); hidrofluorocarbonos (HFC); perfluorocarbonos (PFC); hexafluoruro de azufre (SF6) – no hay que olvidar que el 40% de estos gases los producen USA, y que ellos queman combustibles fósiles a nivel global en un 28%; vale decir, son los más grandes contaminadores del planeta, destructores del nivel invernadero y productores de gases atacantes de la capa de Ozono.

De un extranjero de la naturaleza, bien puede esperarse un extranjero de la humanidad.

La Plataforma Ciudadana contra el Cambio Climático considera que la crisis global en la que estamos inmersos es consecuencia de un modelo insostenible, por lo que es el momento de dar un giro y apostar por vivir sin exceder la capacidad de nuestro planeta utilizando los recursos de forma sostenible y con equidad.

La crisis no es excusa para no actuar y, de hecho, si no invertimos la situación presente, las consecuencias económicas de no hacer frente al cambio climático van a ser mucho peores. De no tomarse conciencia, en 20/40 años más, quizás entraremos en la última etapa del verdadero desastre planetario… ¿o no nos damos cuenta?

¿TIENES OPINIÓN?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Codigo * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.