Viernes, 18 de agosto de 2017

Ultimas noticias

La tecnología: una herramienta para luchar contra la corrupción

julio 25th, 2017
La tecnología: una herramienta para luchar contra la corrupción
Lenis Torres
0

Escribe Lenis Torres

Leer libros e informes sobre corrupción de gobiernos en los países de África o Centro América es escandaloso al punto que parece una novela de abuso de poder y lejano de nuestras fronteras, pero no es así, en nuestro país a diario se observa, lee y escucha desde el pago de coima a un policía, hasta el favorecimiento en licitaciones por partes de alcaldes y presidentes.

De acuerdo al Índice de Percepción de Corrupción del 2016, Perú se encuentra en el puesto 101 de 176 países, pero ¿qué hay detrás de este índice que se observa en nuestro país?

En una encuesta de Pulso Perú de Datum Internacional, realizada a 1203 personas en el 2016 se observó que la sociedad peruana percibe que la institución más corrupta es el Poder Judicial seguida por el Congreso de la República y Policía Nacional, y entre las instituciones que luchan contra la corrupción se encuentran los medios de comunicación seguida por la iglesia y las Fuerzas Armadas.

Pero, ¿qué hace o han hecho las instituciones y el gobierno frente a la corrupción? Muy poco, por ejemplo en el sector de educación, recientemente se observó que la Dirección Regional de Piura había contratado y pagado a profesores fantasmas (personal inexistente o que existe sin laborar y recibe ingresos por planillas).

Pero esto no es una sorpresa para muchos, ya que se tiene conocimiento desde el 2005 de un caso similar en la DRE de Lambayeque; en el 2013 en la UGEL de Huacho, Huaral; 2014 en la UGEL de Piura; 2016 UGEL de Rioja; 2017 UGEL Arequipa por mencionar algunas. ¿Qué refleja esta mención de casos? que el Ministerio de Educación junto al Poder Judicial no han tomado acciones efectivas para limitar estas malas prácticas de funcionarios públicos.

El costo de la corrupción es alto, la Contraloría General de la República informó que entre el 2009 y 2017 solo en Lima Metropolitana S/. 51 millones de soles estuvieron involucrados en actos de corrupción por funcionarios públicos.

El costo no solo es monetario, sino también el impacto económico que tienen estos actos y que se reflejan en la marca país, índice de competitividad del Foro Económico Mundial, índice de Doing Business del Banco Mundial, proyectos aplazados o suspendidos que al final se reflejan en el crecimiento y desarrollo de nuestro país.

Por donde se investiga y audita se encuentra alguna practica de corrupción, pero que alternativa tiene el ciudadano de a pie en nuestro medio para poder manifestar y canalizar alguna queja de un policía, juez o funcionario corrupto y que esta tenga algún efecto contra este mal elemento, creo que ninguna que sea efectiva.

Ahora nos preguntamos, ¿la participación ciudadana ayudaría a reducir la corrupción?, por supuesto, el economista Leonard Wantchekon manifiesta dentro de sus investigaciones especializadas en desarrollo, que la participación ciudadana puede ayudar a mejorar la gestión del gobierno y propiciar el crecimiento, ahora la pregunta es ¿Cómo?, Con la tecnología.

La India y los Estados Unidos vienen aplicando tecnologías para hacer frente a la corrupción, por ejemplo, en el caso de los trabajadores fantasmas, la India ha implementado la identificación biométrica para el pago a sus funcionarios y servidores públicos impidiendo las inscripciones dobles y el pago a fallecidos, dejando un registro digital de cualquier fraude.

Asimismo, la identificación biométrica ha ayudado a evitar que algunos servidores públicos cobren comisiones por programas o subsidios sociales. El portal “I paid a bribe (yo pagué un soborno)” es otra alternativa de la India que ha producido destituciones y cambios en el aparato público, consiste en canalizar las denuncias de los ciudadanos, en la que el usuario puede rellenar un informe denunciando el pago de sobornos a las autoridades de forma anónima o identificándose, la que luego es verificada con el denunciante y notificada a las autoridades competentes. La alternativa no queda allí, también permite comunicar donde encontrar servidores o funcionarios honestos y como evitar un fraude.

Estados Unidos también ofrece alternativas como “Countable” y “Votespotter”, que permite hacer un seguimiento legislativo e informar a los votantes sobre legislaciones en curso para que los ciudadanos interactúen manifestando su forma de pensar.

Hay muchas otras alternativas tecnológicas para hacer frente a la corrupción y que ya se vienen ofreciendo en nuestro país, como sensores de combustibles para hacerle vigilancia y control a la gasolina obtenida y consumida por los vehículos del sector público, pero no se aplica y continuamos teniendo denuncias por este problema. Si el gobierno no tiene la iniciativa de plantear propuestas efectivas contra la corrupción, las soluciones vendrán de la empresa privada que ira amoldando los procedimientos de las instituciones públicas hacia un país construido en base a la participación ciudadana y no a buenas prácticas de políticas públicas fomentadas desde el gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Codigo * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.